domingo, 3 de abril de 2011

LA PRÁCTICA DEL DESPOTISMO ILUSTRADO

Motín de Esquilache
J. Martí y Monsó 1864 Museo de Murcia

El despotismo ilustrado, en la Europa del siglo XVIII, pretendía la felicidad y el bienestar material de los súbditos sin renunciar al poder absoluto de los monarcas. Con base ideológica en la ilustración, y utilizando la razón y el conocimiento, intentaron reformas para transformar la sociedad, pero fracasaron.
En España, el principal monarca de esta política reformista es Carlos III  que llevó a cabo un  amplio programa de reformas siendo objetivos prioritarios de su política la educación, la cultura y la economía.
Con sus ministros italianos como Grimaldi y Esquilache llevará a cabo medidas como la liberación de los precios de los cereales, reformas urbanísticas en Madrid, y modernización en la vestimenta de los súbditos, que acabaron provocando una serie de levantamientos... Con los ilustrados españoles como Campomanes, Floridablanca, Aranda impulsaría su política reformista: reorganizó el  el sistema educativo con la finalidad de acabar con el atraso del país y se dignificaron los oficios para poner fin a la ancestral idea de que algunas profesiones no eran honestas. Reformas eclesiásticas.  Reformas económicas  que introducían la fisiocracia  y el liberalismo en los distintos sectores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada